Publicidad

Infidelidad

Es mi deseo compartir con ustedes esta historia que he vivido.
Soy Julisina, tengo 27 años de edad, tengo actualmente un novio de mas de cuatro años. Realmente si lo amo, y con el fui virgen como hasta los cuatro años de novios... imaginense lo tanto que me tardé, hace ya unos meses lo hacemos pero no muy frecuentemente. Hace 4 meses justamente conocí a otro hombre que cambió mi vida, aunque teniendo de todas formas mi actual novio.
A él lo conocí hace cuatro meses, es un brasileño divino, bellisimo, cara preciosa, ojos azules, cuerpo genial. Ya con él había solo vacilado hace cuatro meses que lo conocí, solo besos hubieron, pues se tuvo que regresar a Brazil, lo mío con él fue atracción a primera vista pero más fue cuestión de Quimica al besarnos.
El regresó este fin de semana, después de cuatro meses de ausencia, a verme solamente, entonces nos encontramos, salimos a bailar y nos pasamos toda la noche besándonos mientras mi enamorado seguramente en ese momento estaba durmiendo en su casa, esa noche de besos no pasamos. Al día siguiente lo volví a ver y contaré lo que sucedió en detalle: estabamos en su dormitorio y me comenzó a besar, asi tan bello como el sólo lo sabe hacer, nuestras lenguas se juntaban cada segundo, ambos comenzamos a excitarnos, yo tenía un vestido, pero sentía miedo de todas formas de estar con él, entonces comenzó a besarme mi cuello, mi piel, me desabotonó el vestido por la parte de adelante y descubrió mis senos y comenzó a lamer mis pesones, yo me dejaba, el era perfecto, me gustaba, su cuerpo, su aroma, sus divinos ojos azules, era un brasileño espectacular, entonces comenzó a acariciarme mi coño, y me penetraba con su dedo, pues yo le decía que no quería tener relaciones con él, entonces comenzó a darme confianza con su dedo, lo introducía en mi vagina una y otra vez mientras me besaba, que rico se sentía, hasta que lo detuve y le dije que ya no., pues de alguna forma no quería manchar el amor que sentía supuestamente hacia mi actual novio., me despedí y me fui.
Al siguiente día otra vez nos encontramos, y de nuevo volvió a besarme y a querer excitarme, pero esta vez yo ya estaba super excitada por lo de la noche anterior, entonces me dejé desnudar toda completamente y comenzó a besarme todo el cuerpo, yo también a él, y le comenzé a mamar su grandioso pene, a él le encantó y me devolvió el gesto , estabamos super bien, luego ya quería penetrarme y yo sin duda, olvidé el amor hacia mi actual novio y me entregué a este brasileño, entonces me penetró su enorme pene una y otra vez, gemiamos ambos mientras nos abrazamos y besabamos con nuestras lenguas, una y otra vez, yo gemía y le decía miles de cosas, finalmente quedamos cansados, fue genial, me encantó. Este hombre es diez años mayor que yo, y no se imaginan la vitalidad y sensualidad que tienen estos hombres mayores, en cambio mi novio es de mi misma edad, y parece tan niño como yo.


Deja tus comentarios: