Publicidad

Calentura de verano

Les voy a contar la historia que nos sucedió a mi y unos amigos.

Era una tarde y mis amigos y yo nos encontrábamos platicando fuera de mi casa, cuando enfrente de nosotros pasan caminando las dos chicas mas excitantes de mi barrio en ese momento entraron al edificio y sin saberlo subieron a la azotea.

Curiosos de saber que era lo que estaban haciendo subimos lentamente para que no se dieran cuenta nuestro amigo C... al estar subiendo los escalones tropezó tirando una planta, ellas se dieron cuenta de que estábamos allí y nos invitaron a subir.

Desde el edificio se apreciaba una magnifica vista de la ciudad una de ellas D... mirando el hermoso paisaje se la cae su pulsera y queda atorada como a un metro de distancia, ella se agacho para tratar de agarrarlo y mientras hacia eso nosotros admirábamos ese culo tan enorme y caliente que tiene, estábamos tan excitados que no nos dimos cuenta de que G...la otra chica nos estaba mirando, estábamos tan calientes que E... uno de mis dos amigos se acerco a G... y la empezó a besar ella le respondió con gusto mientras nosotros seguíamos mirando ese enorme y bello culo en ese momento C... no pudo contenerse mas y la abrazo por detrás sosteniéndole sus pechos y acercándole su miembro a sus enormes y suaves nalgas ella se volteo mirándolo fijamente a los ojos se notaba en sus miradas un deseo indescriptible de follar.

Mientras yo me hacía una paja levemente ellos C... y D... se masturbaban uno al otro se podía apreciar como D... lamía lentamente del miembro de mi amigo y C... le pasaba su lengua por su gran cueva. Mientras tanto E... y G... hacían un 69 perfecto.

Cuando los cuatro nos habíamos corrido se pusieron en la posición del perrito y nos pedían a gritos que las follaramos por el culo y por la vagina. Primero C... le metío un dedo a D... para dilatar su agujero, ellas no podían aguantar y pedían que las follaramos.

Mientras tanto yo y E... se la metíamos a G..., C... estaba follando a D... y le dijo que parara que le dolía, C... paro pero no se la saco. Pasado un momento ella le dijo que siguiera poco a poco y así lo hizo. Movía su miembro dentro de su ancho culo y ella gritaba de placer, cada vez iban mas rápido y cada embestida les daba un placer indescriptible. Tardo poco en correrse de nuevo. Todos disfrutábamos cada orgasmo como si fuera en general.

Realmente fue algo diferente al de todos los veranos.

Desde ese día C... no les habla a las chicas pues piensa que por culpa de ellas lo corto su dulce sexy y bella novia Clau..., pero nosotros a un seguimos deleitándonos de los hermosos culos de G... y D...


Deja tus comentarios: